En el programa de radio Asturias Hoy, entrevistan al consejero delegado de Grupo Narbón, Antonio Teruel, sobre la actualidad en custodia de ADN.

(Pincha para escuchar la entrevista completa)

La conservación del ADN permite prevenir, detectar y tratar enfermedades de transmisión genética y hacer realidad la Medicina Personalizada para mejorar la calidad de vida de las personas y la de sus descendientes.

Desde el pasado mes de enero la Fundación Hospital de Jove en Gijón. Alberga el primer banco de ADN del norte de España. El segundo del país, tras el de Alcorcón en Madrid, y es gracias al acuerdo firmado entre Funeraria Gijonesa y Grupo Narbón que gestiona esta iniciativa a través de Biobooklab, especialista en conservación del material genético.

Hoy, Funeraria Gijonesa reúne más de un centenar de empresarios del país para analizar el futuro del sector con la tecnología 3D al alza y también con las expectativas puestas en ese banco de ADN.

Precisamente nos acompaña el consejero delegado de Grupo Narbón, Antonio Teruel, que participó en Memoranet”.

-¿Qué es lo que ha permitido desarrollar esta experiencia y qué opciones tendría un centro como el de Jove en Asturias?

-Jove es pionero en generar la necesidad de poder custodiar el ADN, no solo como venimos haciendo desde hace año y medio en este hospital con el acuerdo con Funeraria Gijonesa, sino que también ha demostrado que la genética es un servicio que es fundamental en vida. Y es que es necesario custodiar el ADN, tanto de forma individual, como de todo el conjunto de la unidad familiar sobre el que se podrán prestar servicios de cara al futuro a través de análisis genéticos.

Esta experiencia que en Asturias lleva un año y medio funcionando encuentra precedentes, por ejemplo, en Navarra, donde el biobanco de investigación del Servicio Navarro de Salud comprende el biobanco de tejidos neurológicos creado ya en 2004, y que alberga un total de 256 cerebros; el biobanco de tumores que se creó en 2008 y que contiene 794 muestras tumorales y otras 580 asociadas diversos proyectos de investigación. Además, desde 2009, este biobanco está integrado en la Red Nacional de Biobancos y funciona ya a nivel internacional. ¿Podría Jove pensar en crecer de la misma forma que lo ha hecho el navarro?

-Por las cifras que comentas, creo que sí. A nivel de biobanco estamos hablando de una custodia privada, de una necesidad a corto plazo, y estamos en una línea donde la Medicina Preventiva que tiene que ser totalmente personalizada. Para eso es necesario conocer toda nuestra información genética y la de nuestro entorno familiar, para saber que tenemos en común. Es decir, de un entorno familiar siempre existe una parte de genética que transmitimos de generación en generación y eso implica la posibilidad de sufrir mutaciones genéticas que conllevan una predisposición a padecer ciertas enfermedades.

-En la presentación de Memoranet se destacó el atractivo de un centro como éste, ya que se planteó que aquí se podría albergar el ADN de buena parte de los españoles y, por supuesto, del norte de España. En este sentido, ¿se podría trazar esa prevalencia de enfermedades, por ejemplo, del norte del país, respecto a otras zonas de la geografía española?

-Como comentaba, la genética va a ser una de las tecnologías (al igual que la nanotecnología) que será el soporte sobre el que se podrán hacer determinadas predicciones y generar unas alertas para que toda la sociedad se pueda amparar en la genética y tener una mejor salud.

-El objetivo final de contar con este banco es que, por ejemplo, por el precio de 400 euros se pueden tener congeladas durante un mínimo de 10 años, unas muestras genéticas aptas para realizar esos fármacos a la carta. ¿Se han encontrado en este sentido con la reticencia de quienes reniegan de este uso médico por el debate moral que a veces plantea?

-No. lo que nosotros hacemos es custodiar el material orgánico. Lo que está asociado a las extracciones a futuro y la información a través de los test genéticos siempre viene prescrito por un médico profesional que es el que tiene toda esa comunicación directa con el paciente en lo que concierne a los análisis genéticos.

“Es necesario conocer toda nuestra información genética y la de nuestro entorno familiar para advertir la predisposición a ciertas enfermedades”

-Lo digo porque quienes se muestran más críticos dicen que aquí puede haber un vacío legal y que puede convertirse en un gran negocio para las empresas de biotecnología. ¿Usted qué piensan de estas críticas?

-Creo que al final la sociedad avanza, necesita ampararse en nuevas tecnologías para, en este caso a través de la innovación, poder ir evolucionando, y una de las tecnologías que es y será referente en los próximos años es la genética. No obstante, como cualquier otra tecnología hay que regularla y darla un buen uso para que sea una herramienta sobre la cual la sociedad pueda seguir evolucionando y tengamos una mejor salud.

-Antes de la crisis, en 2006, el Banco Nacional  de ADN contaba en su estructura con  investigaciones sobre enfermedades cardiovasculares, metabólicas, oncológicas y neuropsiquiátricas. Todas ellas se paralizaron cuando empezaron a dejar de tener financiación. ¿Sabe si se han podido retomar algunas de estas investigaciones ¿Qué esperanzas albergan de que este nuevo Ministerio de Ciencia  e Innovación  pueda dotar de presupuesto a  este campo?

-No te puedo comentar nada más de lo que, a día de hoy, soy conocedor. Pero lo que sí me gustaría es que la genética reciba más apoyo, no solo del Ministerio, sino de todos los entornos de comunicación, como podéis ser vosotros, para que una tecnología que está al alcance de toda la sociedad sea una realidad del presente y no hablemos de ella como algo que puede llegar a ser, porque ya tenemos la posibilidad de ofrecer más de 1.200 test genéticos. Y no solo estamos hablando de enfermedades graves como las oncológicas, sino también de hábitos como la nutrición, el deporte… Es decir, hoy en día la genética es una realidad.

-Incluso también puede servir para encontrar a familiares desaparecidos como ha sido en otros bancos de ADN…

-Por posible, evidentemente que es posible, pero nuestra función en el biobanco es meramente custodiar el ADN. La información que hay en este biobanco no es para aportarla de una manera abierta para ese fin. Pero evidentemente  que a través de la genética  y de la huella genética se podrían hacer ese tipo de trazabilidades.